Miguel Vázquez Liñán :::: Russia Today y el Primer Canal de la televisión rusa, entre otros medios oficialistas, han hecho todo lo posible por despolitizar la muerte del opositor ruso. Independientemente de quién haya sido el ejecutor del asesinato, lo importante parecía ser, en la cobertura de los medios citados, pasar de puntillas por los posibles motivos políticos del crimen.

Entre las posibles motivaciones, estos medios citaban, en pie de igualdad, la amenaza del Estado Islámico (por el apoyo del político a la revista Charlie Hebdo), radicales “de ambos bandos” del conflicto ucraniano, sus negocios o su vida privada, junto a desganadas referencias a la actividad política dentro de Rusia de Nemtsov. Más allá de que las alusiones a negocios y vida privada eran un dardo envenenado para levantar sospechas sobre una posible parte oscura en la vida de Nemtsov, la cobertura pretendía abiertamente no situar en el centro de las sospechas lo que medio mundo pensó al conocer la muerte del opositor; es decir, que se trata de un asesinato político por su actividad en la oposición.

Por otra parte, los medios oficialistas subrayaban el carácter “apolítico” de la marcha de hoy en Moscú, que había sido convocada por diferentes fuerzas políticas, en principio, para protestar contra la guerra en Ucrania, pero que se había convertido, tras el asesinato de Nemtsov, en una manifestación de duelo desprovista ya de carácter reivindicativo.

Borís Nemtsov. Fotografía de Ekaterina Zotkova.
Borís Nemtsov. Fotografía de Ekaterina Zotkova.

Los periodistas tomaban entrevistas a asistentes que decían no tener la intención de ir a la manifestación, pero que tras la muerte de Nemtsov, habían acudido a rendir homenaje al político ruso. La cobertura destacaba, además, el carácter de homenaje y la presencia de banderas rusas en vez de símbolos partidistas (como si la bandera rusa perteneciese al Kremlin y no se pudiese protestar, tricolor en mano, contra sus políticas).

Es decir, según esta versión, la marcha de hoy fue una multitudinaria demostración de respeto… y punto. Nada de protesta contra la actuación rusa en Ucrania, ni rastro de la oposición al gobierno de Putin, la corrupción de las élites, etc.

Pero claro, no fue así. Quienes estuvieron en la manifestación son parte de la oposición rusa y estaban allí para mostrar su indignación política y ciudadana, agravada por la muerte de quien, seguramente, consideraban uno de los suyos. No lo olvidemos.

Anuncios