Valery Dutzev (Jamestown Foundation) ::: Boletín CAUCASUS NEWS, nº 45, noviembre 2014 :::: En una conferencia reciente en Pyatigorsk, expertos en el Cáucaso Norte contrastaron las políticas de Moscú en esta volátil región rusa y en la crisis de Ucrania.

El experto checheno Musa Basnukaev declaró que mucha gente en Chechenia se preguntan por qué Rusia fue determinante a la hora de organizar y apoyar el referéndum de autodeterminación en Crimea, pero negó el mismo derecho a los chechenos, hecho que provocó dos guerras.

Basnukaev cuestionó además el uso del lenguaje en la máquina de propaganda rusa. ¿Por qué los medios de comunicación rusos llaman a los que se oponen a las autoridades oficiales en Kiev “milicianos” (opolchentsy) y las fuerzas gubernamentales que luchan por la unidad del país “fuerzas represoras” (karateli)?

Basnukaev dijo que la contradicción entre la posición de las autoridades federales y la opinión de los ciudadanos puede desestabilizar a la sociedad. “Estaría bien que las declaraciones realizadas por el Kremlin sobre la parte ucraniana, sobre derechos y tal, también se aplicasen en territorio ruso”, afirmó Basnukaev (kavpolit.com , 29 de octubre).

Basnukaev es un académico de la Universidad Estatal de Chechenia en Grozny. A pesar de la presión que Ramzan Kadírov ejerce sobre la libertad de expresión en Chechenia, Basnukáev planteó puntos muy controvertidos con respecto a las relaciones entre Chechenia y Moscú.

Esto sugiere que el contraste de las políticas rusas sobre Crimea / Ucrania por una parte y sobre Chechenia por otra, han causado un intenso debate y disgusto por el evidente doble rasero. La reacción de la sociedad chechena es aparentemente tan fuerte que incluso el miedo a las represalias por parte del gobierno de Kadírov no puede acallar.

Los gobiernos de todo el mundo han aplicado un doble rasero en diversas situaciones a lo largo de la historia. Cuando un país trata dos cuestiones de política exterior similares de manera diferente, puede tener un menor impacto en el público interno, ya que los ciudadanos, en general, se preocupan por los asuntos domésticos mucho más que sobre cuestiones de política exterior. Sin embargo, cuando un país abiertamente trata mucho mejor a ciudadanos extranjeros que a los de su territorio, y extiende derechos a territorios extranjeros que niega a sus propias regiones, el contraste se hace especialmente difícil de justificar.

El presidente Vladímir Putin ha confirmado oficialmente que las fuerzas armadas rusas se desplegaron a Crimea a principios de este año para asegurar que el referéndum de la península pudiera celebrarse en “un ambiente seguro”, y él rápidamente reconoció los resultados de esa votación. Sin embargo, Moscú nunca ha reconocido el derecho de los chechenos de celebrar un referéndum sobre la conveniencia o no de separarse de Rusia. El trato de los civiles chechenos durante las guerras ruso – chechenas fue mucho más allá de lo que el gobierno de Ucrania está haciendo en el este de Ucrania. Sin embargo, Moscú no ha sido capaz de enjuiciar a los criminales de guerra de su ejército mientras que no cesa de criticar las acciones del gobierno de Ucrania en el Donbass.

El Presidente Putin defendió el concepto de un “mundo ruso” (“Russkiy Mir”) que tiene que ser defendido y ampliado (kremlin.ru, 18 de marzo). Él utilizó el adjetivo ” Russkiy “, que tiene un significado claramente étnico y por lo tanto deja de lado a los ciudadanos rusos no étnicos de la Federación de Rusia, ese gran país que gobierna.

En la conferencia de Pyatigorsk, Sergei Kipiashvili de la Universidad de Daguestán, dijo que muchas personas en Daguestán están convencidas de que la guerra en Ucrania arruinó los planes de Moscú para lanzar una “pequeña guerra victoriosa” en Daguestán, ya que los recursos militares previstos fueron desviados hacia Ucrania.

“La gente en Daguestán desconfía de todo esto, del “rusismo”, de este patriotismo, de los “Rusos, adelante”, y estas historias. Los daguestanís se han dado cuenta de que, a pesar del hecho de que haya caucásicos luchando en la guerra en el este de Ucrania, no hay información de que ninguno de ellos haya sido capturado. “Cada vez que Ucrania y Rusia han intercambiado prisioneros de guerra, éstos siempre han sido rusos étnicos. ¿Dónde están los chechenos capturados? ¿O los georgianos que están luchando en el lado ucraniano, dónde están? ¿Significa que son asesinados de inmediato? Los daguestanís se hacen estas preguntas. Cada vez más a menudo uno puede escuchar que esta no es nuestra guerra. No hay que ir allí” ( kavpolit.com , 29 de octubre).

El conflicto entre Rusia y Ucrania ha llevado, también, a los norcaucásicos a comparar ambos países. Los musulmanes observan diferencias substanciales que arrojan una sombra sobre Rusia. El hombre de negocios y activista daguestaní Abakar Abakarov señaló que, a diferencia de Rusia, Ucrania no ha prohibido las organizaciones musulmanas como Hizb ut-Tahrir o la Hermandad Musulmana, ni buena parte de la literatura islámica.

Ucrania no prohíbe la construcción de mezquitas, mientras que las autoridades rusas han demolido mezquitas en Kaliningrado, Ekaterimburgo, Urengoi y otras ciudades, según Abakarov. Ucrania no parece maltratar a sus ciudadanos musulmanes ni se ha producido en ese país ningún ataque terrorista yihadista.

Sin embargo, tan pronto como Crimea fue anexada por Rusia, el gobierno instalado por Rusia en la península ha empezado a poner en el punto de mira a los musulmanes de allí, produciéndose secuestros, detenciones y asesinatos (kavpolit .com , 29 de octubre).

Estos expertos del Cáucaso Norte son muy críticos con las políticas discriminatorias del gobierno ruso hacia el Cáucaso Norte. Parece que los avances territoriales de la Rusia actual en Ucrania causan una mayor alienación en los norcaucásicos respecto a la etnia rusa y al Kremlin. Los norcaucásicos se preguntan: si Moscú está tan decidido a reconocer el “derecho” de los rusos étnicos en el extranjero a unirse a Rusia y quiere reunirlos en un estado, entonces ¿por qué no reconoce el derecho de los no rusos que realmente quiere dejar de pertenecer a la Federación Rusa?

Este artículo se publicó originalmente en inglés en Jamestown Foundation.
Anuncios