Antonia Ceballos Cuadrado :::: El Comité de Naciones Unidas encargado de supervisar el cumplimiento de la Convención Internacional para la Eliminación de toda forma de discriminación contra la mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) ha aceptado estudiar un caso presentado por una víctima de violencia de género en Chechenia, según informaron el pasado 21 de febrero, Russian Justice Iniciative y la Asociación Astreya. Se trata de la primera denuncia comunicada al Gobierno ruso por el Comité de la CEDAW desde la ratificación de Rusia en julio de 2004 del protocolo opcional de la Convención que permite la presentación de demandas individuales.

La solicitante Shema Timagova, residente en Achkoy-Martan, asegura haber sido víctima de violencia de género a manos de su exmarido durante años antes de divorciarse en 2009. En un incidente que ocurrió poco antes del divorcio, la solicitante fue herida gravemente con una pala; en ese momento su marido fue condenado a una multa de 15.000 rublos (unos 500 dólares) por daños corporales menores. Después de su divorcio, un tribunal local les asignó a la solicitante y a su exmarido una parte de la propiedad de su residencia a cada uno; así que la solicitante continuó viviendo en la misma casa que su exmarido junto con su nueva mujer.

Una tarde de diciembre de 2010, Timagova estaba en el patio de su casa compartida cuando fue atacada por su exmarido que le asestó dos golpes con un hacha; la solicitante sufrió heridas graves y desde entonces tiene una minusvalía de segundo grado. Durante el juicio, el juez determinó que la solicitante había provocado el ataque, aunque no había indicios de provocación, y que el exmarido había cometido el ataque en un arranque de pasión. Fue condenado a 9 meses de prisión, pero salió en libertad. En apelación, el veredicto y la sentencia fueron ratificados por el Tribunal Supremo de Chechenia.

Este tipo de sentencias no es raro en Rusia. Según un informe del Consorcio de ONG rusas defensoras de los derechos de las mujeres[1], la violencia de género se trata a menudo como lesiones corporales leves (p.1, Art.115 del Código Penal ruso) o como palizas (p.1, Art.116 del Código Penal ruso) y se trata como un problema exclusivamente de índole privada. Las víctimas encuentran serias dificultades para probar las agresiones y se enfrentan a multitud de problemas durante el procedimiento.

La jurisprudencia tanto de la Corte Interamericana de Derechos Humano como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos considera que el enfoque clásico de las obligaciones del Estado como un “deber de abstención” ya no basta para garantizar la eficacia de los derechos. Los Estados deben tener un papel activo en la protección de los ciudadanos bajo su jurisdicción (tanto en su vertiente material –aprobando leyes, tomando medidas de seguridad, etc- como procesal –garantizando una investigación imparcial de los hechos y la condena de los culpables de las violaciones de derechos-). Es gracias a esta interpretación dinámica del Convenio Europeo de Derechos Humanos (ratificado por Rusia en 1998) que el Tribunal de Estrasburgo ha podido condenar en numerosas ocasiones a la Federación Rusa en los casos de desapariciones forzadas durante la guerra de Chechenia.

Amparándose en la obligación positiva del Estado de responder con diligencia a un acto serio de violencia cometido contra ella, Timagova acudió al TEDH en septiembre de 2012. Sin embargo, en diciembre de ese mismo año, sin publicar una decisión sobre la admisibilidad, el TEDH encontró la demanda inadmisible.

En noviembre de 2013, Russian Justice Iniciative y Astreya presentaron una demanda en nombre de Timagova al Comité CEDAW en Ginebra, alegando que Rusia había fallado en sus obligaciones de no-discriminación contra las mujeres bajo la Convención al tratar a su agresor con desproporcionada indulgencia y perpetuando estereotipos de género en el tratamiento de sus quejas.

“Es decepcionante que el Tribunal Europeo decida no examinar este caso, pero el Comité CEDAW tiene una historia de jurisprudencia progresista”, afirma Furkat Tishaev, director legal de Astreya. “En la última revisión del cumplimiento de Rusia con la Convención, el Comité señaló la situación de las mujeres en Chechenia como especialmente preocupante. Por lo tanto, esperamos que este caso ayude a prestar atención al problema de la violencia doméstica en el Cáucaso Norte y la falta de una adecuada respuesta”.

El gobierno ruso tiene ahora 6 meses para responder y puede que Timagova obtenga una compensación individual. Sin embargo, aún queda mucho por hacer. En una entrevista concedida a Komsomolskaya Pravda en septiembre de 2008, el presidente checheno Ramzám Kadyrov aseguró: “Si aquí una mujer va desnuda o se comporta de manera inadecuada, su marido, padre y hermano son responsables. Según nuestras tradiciones, si una mujer es infiel, sus parientes la matarán. No importa lo que piense como hombre, como presidente no puedo permitir los asesinatos. Es por eso que las mujeres no deben llevar pantalones cortos”.

— NOTAS —

1]Disponible en línea http://www2.ohchr.org/english/bodies/cedaw/docs/ngos/CWNGOSA_RussianFederation_cedaw46.pdf [Fecha de consulta: 5 de marzo de 2014]

Anuncios