Alberto Sicilia se ha convertido desde hace unas semanas en un referente de la información sobre Ucrania. Cuando comenzó la crisis de Crimea, una gran cantidad de usuarios de Twitter escribió mensajes como este: “Si quieres enterarte de lo que ocurre en Ucrania, sigue a @pmarsupia“. Y es que es a través de esta red social que Sicilia mantiene gran parte de su actividad, informando reflexiva y abundantemente sobre la situación al este de Ucrania. Desde el Observatorio Eurasia también “queremos enterarnos de lo que ocurre en Ucrania”, por lo que agradecemos a Alberto Sicilia que haya podido aparcar su blog en Público y su prolífica cuenta de Twitter unos minutos para responder a algunas preguntas:

1) Según se aprecia en los informes del centro de estudios Levada Center, parecen existir entre los ucranianos diferentes imaginarios sobre los orígenes de las protestas en Kíev en función de las regiones en que residen. Generalmente, según los datos consultados, los habitantes de las localidades más orientales consideran la influencia de las potencias occidentales decisiva en la organización y desarrollo de las protestas. ¿Se han vivido en Crimea y el Este ucraniano de forma diferente las protestas de Kíev que en el occidente del país?

Sí, la respuesta ha sido nítidamente diferente en el oeste y en este. (Para matizar: cuando digo “este” también incluyo la costa desde Odessa y la península de Crimea en el sur). En la zona oeste muchos edificios del gobierno fueron tomados durante los meses que duraron las protestas de Maidan. Y, una vez cayó el gobierno de Yanoukóvich y se instauró un gobierno pro-europeo, se izaron banderas rusas en los edificios oficiales del este.

La tensión este/oeste de Ucrania es un hecho indiscutible desde su independencia de la Unión Soviética. Durante siglos el oeste perteneció a los imperios centrales europeos (Polonia-Lituania) mientras el este era ruso. En el oeste la primera lengua es el ucraniano mientras en el este lo es el ruso. El oeste vota a partidos nacionalistas ucranianos, mientras el este vota a partidos cercanos a Rusia.

2) ¿Pueden realmente reducirse las manifestaciones del pasado mes en una disputa entre “proeuropeos” y “prorusos”? ¿Qué papel han jugado los grupos de izquierdas -marxistas y/o anarquistas- en las manifestaciones?

No. El factor “Europa vs. Rusia” es importante para comprender lo que ha ocurrido, pero es necesario añadir “capas” adicionales al análisis. Otro elemento fundamental de las protestas era “el cansancio ante una clase política muy corrupta” (tanto de un lado como del otro). Además, los grupos de extrema derecha que hemos visto en Kiev no eran pro-europeos, sino ultranacionalistas ucranianos.

3) ¿Hasta qué punto el discurso ruso de “combatir al fascismo ucraniano” tiene dosis de realidad más que de propaganda? ¿están capitalizando las protestas y el gobierno de transición elementos del fascismo?

La mayoría de la gente en Maidan no era fascista, pero Maidan no hubiera conseguido echar a Yanoukóvich e instaurar un nuevo gobierno si no hubiera sido por los grupos de extrema derecha. Muchos manifestantes razonables nos decían: “no estoy de acuerdo con su ideología, pero son ellos quienes nos protegen de la policía. Sin ellos Maidan hubiera desaparecido en una semana.” Su arrojo en las batallas con los antidisturbios hizo que se ganaran la simpatía de todo la gente que acampaba en la plaza.

Rusia sólo juega por sus intereses, pero, en términos mediáticos, ha sabido aprovechar la presencia de la ultraderecha para vender el discurso “Rusia protectora frente al fascismo”. Este discurso “vende mucho” en estas regiones donde las heridas de la Segunda Guerra Mundial no están olvidadas.

4) ¿Hay riesgo de que surja un Front National o un Amanecer Dorado -con su correspondiente empoderamiento- en Ucrania?

Yo diría que ya ha surgido. El “Right Sektor”, que organizaba los “grupos de autodefensa” en Maidan, tiene presencia en el gobierno de Kiev. Son fascistas de manual. Uno de sus líderes nos decía: “nuestra ideología consta de dos elementos: Dios y Patria”.

5) ¿Qué rol juegan los hidrocarburos y el gas ruso en la crisis de Crimea? ¿Cómo puede afectar el “veto” de Gazprom?

En el conficto de Ucrania los hidrocarburos juegan un papel muy importante. La respuesta de la UE a las acciones de Putin estará modulada por ellos. Hay que recordar que el 40% del gas que consume Alemania es ruso.

En el caso concreto de Crimea, no creo que los hidrocarburos hayan jugado un papel demasiado importante. Aquí “la cuestión rusa” ha estado presente desde la disolución de la Unión Soviética.

6) ¿Qué papel tienen los medios de comunicación rusos en Crimea? ¿Pueden sintonizarse emisoras y canales de televisión rusos desde allí? ¿Ha habido apagones (censura) de medios?

Sí, claro que pueden sintonizarse. En Crimea la mayoría de la población habla ruso y se consideran rusos.

Hace una semana, el gobierno regional de Crimea apagó todas las emisiones de los canales de Kiev.

7) En las manifestaciones “pro-rusas” de Crimea, ¿hay símbolos ultranacionalistas rusos también? ¿simbología zarista o imperial entre los manifestantes?

No. Sin embargo hay muchísima simbología soviética. (Que a un servidor le cuesta comprender: ¿qué hay de comunista en la Rusia de hoy?).

8) ¿Se detecta alguna influencia de EEUU, la OTAN o la UE entre los opositores más allá de ciertas simpatías?

Sí, el dinero. En Kiev hablamos con varios organizadores de Maidan que nos reconocían que obtenían financiacion a través de las embajadas europeas en Kiev. EEUU y Europa financian a “ONG” que realizan actividad política pro-europea. Y Rusia hace lo mismo con los ucranianos de su bando.

9) ¿Crees que puede haber riesgo real de guerra o actividad bélica en Crimea? ¿Hasta qué punto?

No, en absouluto. Rusia ha invadido miltarmente Crimea, controla las fronteras y todos los puntos estratégicos y, además, la mayoría rusa está contenta con la invasión. No hay ninguna posibilidad de que Kiev envíe a sus tropas para recuperar la península.

10) ¿Qué tienen que decir -que te cuentan- las minorías étnicas de Crimea sobre la intervención rusa y las anteriores manifestaciones en Kiev? ¿Ha habido alguna persecución contra los tártaros?

Los tártaros están muy asustados porque no han olvidado las décadas de exilio a las que Stalin les condenó. Hay mucha presión de la mayoría pro-rusa sobre los tártaros. Yo no he presenciado ningún “ataque físico”, pero la presión psicologógica que se está ejerciendo sobre los tártaros es brutal.

11) ¿Qué opinión le merece el referéndum aprobado por el Parlamento de Crimea para refrendar la anexión a Rusia?

Aquí la mayoría de la población quiere formar parte de Rusia y me parece fenomenal que se convoque un referéndum al respecto. El problema es que este referéndum viola las mínimas normas del sentido común: 1) se convoca bajo la invasión militar de Rusia, 2) se anuncia dos semanas antes de producirse y 3) el gobierno de Crimea ha mantenido un obscurantismo absoluto sobre los detalles del voto. No tiene ningún sentido.

Los pro-referendum te contestan diciendo que “el gobierno de Kiev tampoco es legítimo” y creo que en eso tienen razón. Tanto en Kiev como en Crimea, la situación política de Ucrania es un auténtico disparate.

12) Una pregunta algo más personal. ¿Qué actitud ética crees que debe de tomar la ciudadanía comprometida en esta crisis?

Me parece que el problema político que existía en Ucrania se ha exacerbado por la injerencia de agentes extranjeros (Rusia por un lado, EEUU y UE por el otro) que defienden sus propios intereses y a quienes parece importarles bastante poco la vida de los ucranianos.

En este conflicto en concreto, creo que sería mucho más sano que dejásemos a los ucranianos resolver su conflicto y dejásemos de meter nuestras manos.

Anuncios