Comunicación presentada por el investigador Adrián Tarín (Observatorio Eurasia) en el XIII Congreso Internacional Asociación Historiadores de la Comunicación bajo lema “El humor en la historia de la comunicación”, y celebrado en Cuenca entre el 21 y el 23 de octubre de 2013.

Resumen:

“Si atendemos al célebre aforismo de Clausewitz, la guerra moderna no es más que un acto político. Esto es, una táctica que con mayor o menor excepcionalidad es llevada a cabo para la consecución de una estrategia política. De esta manera, la guerra pasa de ser la interrupción de la diplomacia para convertirse en propaganda; un acto de comunicación persuasiva que se nutre de y transforma los imaginarios sociales. Este poder transformador ha sido, a lo largo de la historia, fundamental para la construcción nacional de los vencedores y vencidos, más aún los casos de anexión o ablación territorial. El colapso de la Unión Soviética inició un periodo de esplendor nacionalista sin precedentes en Eurasia y el Báltico. De la noche a la mañana, tanto los nuevos estados como las regiones con aspiraciones separatistas tuvieron que construir una identidad nacional propia a contrarreloj. En este contexto se produce la declaración unilateral de independencia de la República de Chechenia-Ichkeria cuyo presidente, Dzhojar Dudàyev, tenía por delante la ardua labor de inventar –en el mismo sentido que Hobsbawn utiliza el término- un país en los corazones y las mentes de sus compatriotas. Asimismo, la Federación Rusa se encontraba ante un escenario desconocido. La nueva realidad política la arrastraba a configurarse como un Estado-nación democrático, en la línea de los países de la Unión Europea, mientras que en el imaginario social de la población aún permanecía la herencia imperialista zarista y soviética, así como la idea de la “excepcionalidad rusa”: una potencia alternativa a Occidente. La crisis de identidad rusa y la necesidad de afirmación chechena, dos intereses contrapuestos, llevaron al estallido de la primera guerra rusochechena de la era post-soviética. La presente comunicación expondrá un análisis de cómo a través de la guerra (su declaración, desarrollo y conclusión) se contribuyó a la construcción de cada identidad nacional, profundizando en los mecanismos de propaganda de guerra empleados, así como el papel de los medios de comunicación en el conflicto bélico. Un ejercicio este indispensable para aproximarnos a las causas que motivaron la posterior intervención rusa, tres años más tarde.

* El texto íntegro podrá consultarse cuando se hagan públicas las actas del Congreso.

Anuncios