Valery Dzutsev, Jamestown Foundation ::: El distrito más oriental del Cáucaso Norte, Stavropol, limita la entrada de daguestaníes a su territorio. Sus ciudadanos, de etnia rusa, no quieren pertenecer al Cáucaso.

Alexander Jloponin, representante plenipotenciario del presidente para el Cáucaso Norte, medió el pasado 6 de septiembre en el prolongado conflicto entre las autoridades daguestaníes y de Stavropol. Los distritos más orientales de la región de Stavropol han visto incrementada su población como resultado de la migración proveniente de la vecina república de Daguestán. Stavropol es una región cuya población predominante es de etnia rusa y en Daguestán predominan las etnias no rusas. Las autoridades de Stavropol habitualmente intentan poner obstáculos en el camino de los migrantes daguestaníes para prevenir los movimientos de éstos últimos hacia las áreas escasamente pobladas de su territorio. Una de las principales vías de bloqueo a los migrantes daguestaníes es el de las limitaciones artificiales al empadronamiento, pese al hecho de que son tan ciudadanos rusos como los habitantes de Stavropol.

Según el censo de 2010, la región de Stavropol tiene una población de 2,8 millones de habitantes, y Daguestán tiene 2,9 millones de habitantes. Stavropol tiene una extensión de 66.000 kilómetros cuadrados y Daguestán tiene 50.000 kilómetros cuadrados. Las diferencias se reflejan en las dinámicas de estas dos regiones. La población de Stavropol creció un 2% en el período comprendido entre los censos rusos de 2002 y 2010, mientras que la población de Daguestán creció casi un 16% en el mismo período. Otra importante diferencia es que Daguestán tiene un porcentaje de población rural significativamente mayor que Stavropol, un 55% y un 43% respectivamente, según el Servicio estatal de estadística ruso. Por otro lado, Daguestán posee una mayor área montañosa que la región de Stavropol, por lo que su territorio cultivable es menor.

Aparte de los aspectos relacionados con la economía, los aspectos políticos también enfrentan a la región de Stavropol con Daguestán. Poco después de que Stavropol se convirtiese en la única región predominantemente de etnia rusa en el Distrito Federal del Cáucaso Norte, de reciente creación (2010), un grupo de activistas de Stavropol inició una campaña pública para conseguir la secesión del distrito no ruso. La campaña fue rápidamente frenada por las autoridades rusas, pero el sentimiento de ser la única “república rusa” del Distrito Federal del Cáucaso Norte aún no se ha extinguido, y los crímenes racistas ocurren con regularidad en este territorio. El pasado 21 de julio, por ejemplo, una patrulla cosaca de la ciudad de Kislovodsk, un área “resort” situada al sur de Stavropol, se enfrentó a un grupo de caucásicos y asesinó a dos personas (www.kavkaz-uzel.ru , Julio 23). El 22 de agosto un grupo sin identificar -según algunas fuentes estaba formado por miembros del FSB (servicio secreto ruso), y según otras fuentes un grupo llamado “Osos blancos”- atacó con pistolas a unos comerciantes no rusos en el mercado local de la ciudad de Stavropol (http://kommersant.ru/doc/2006807 ).

El conflicto entre la región de Stavropol y Daguestán se agudizó intensamente en 2010. El 30 de noviembre de ese año el presidente de Daguestán, Magomedsalam Magomedov, escribió una carta al entonces presidente ruso Dimitri Medvédev afirmando que las autoridades de Stavropol excluían a los daguestaníes de todas las subastas de tierras agrícolas en la región. Únicamente los habitantes de Stavropol tenían derechos sobre las tierras y subarrendaban la tierra a los daguestaníes, simplemente porque éstos últimos eran los únicos que querían trabajar en la zona. El presidente Magomedov afirmó el pasado 6 de septiembre, durante el encuentro con sus contrapartes de Stavropol y con Alexander Jloponin, que “queremos que los habitantes de Daguestán tengan los mismos derechos que otros comerciantes. No quiero hablar de los casos de discriminación pero yo, como cabeza visible de la república, recibo escritos de […] personas étnicamente daguestaníes (sic) que residen en la región de Stavropol, en los que me hablan de funcionarios, no de alto nivel sino funcionarios locales, que no entienden la complejidad de la situación y permiten las injusticias. A nosotros los daguestaníes, como a cualquier otra persona, no nos gusta que nos traten según nuestra identidad étnica. Este tipo de trato no debería ser permitido”. Anteriormente, las autoridades de Stavropol habían lanzado una campaña no sólo para rechazar el empadronamiento de los recién llegados desde Daguestán, sino para anular también las peticiones de empadronamiento de los residentes en Stavropol cuyos orígenes fuesen daguestaníes. Se estima en varios miles de daguestaníes los que tuvieron que enfrentarse a lo que parece ser una deportación dentro de un propio país (http://kavpolit.com/kuda-uxodyat-chabany/ ).

Existe una dura oposición de las autoridades de Stavropol a permitir un flujo libre de personas y capitales en la zona. Al estar siendo ocupados los distritos más orientales de la región de Stavropol por un número cada vez mayor de daguestaníes étnicamente no rusos, y los étnicamente rusos estar abandonando estos distritos, las autoridades de la región de Stavropol temen perder el control de estas zonas. Según el censo ruso de 2010 había casi 100.000 daguestaníes de etnia no rusa viviendo en la región de Stavropol, y posiblemente esta cifra ha sido manipulada para reducir el número real de daguestaníes en Stavropol.

La creciente grieta existente entre Stavropol y Daguestán ejemplifica la creciente tendencia que existe entre muchos rusos de querer separar al Cáucaso Norte de la Federación Rusa. En este caso, irónicamente, la periferia -Daguestán- quiere reforzar la unidad y las leyes universales del país, y la ramificación de las autoridades centrales -Stavropol- quieren separarse de un territorio que se considera a sí mismo como ruso. El separatismo latente ruso está convirtiéndose en una fuerza que Moscú no puede seguir ignorando.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en la página web de Jamestown Foundation.

Anuncios