“En Ashgabat, capital de Turkmenistán, el sol siempre brilla en Turkmenbashi. Literalmente. Sus estatuas giran cara al sol. Su imagen está en todas partes -tanto en las botellas de vodka como en la aerolínea nacional. Incluso ha renombrado los días de la semana. “Es claramente un líder paranoico, que muestra  unos patrones de conducta muy extraños”, afirma el analista político David Lewis. “Es brutal y violento”, afirma el ex ministro de Relaciones Exteriores Avdy Kuliev. “Ha encarcelado a muchas personas prominentes -todos ellos sometidos a torturas, torturas horrendas”.

Turkmenistán tiene una de las tasas de esperanza de vida más bajas en la región. La mayoría de la gente vive inmerso en una pobreza aplastante, pero una atmósfera de miedo e intimidación les impide a nadie hablar”. Con estas palabras describe ABC Australia al breve reportaje-documental que produjo en el año 2005 sobre la controvertida figura de Saparmurat Niyazov, antiguo presidente de la República de Turkmenistán.

Anuncios