El 24 de septiembre, Dmitri Medvédev anunciaba en el congreso de Rusia Unida que el próximo candidato del partido a la presidencia del país sería Vladímir Putin. De este modo revelaba, también, el nombre del más que posible nuevo presidente.

Septiembre ha despejado la duda de quién será el próximo presidente de Rusia y, de paso, ha aclarado quién es el actual. Medvédev será el candidato de Rusia Unida a las elecciones parlamentarias de diciembre y Vladímir Putin volverá a presentarse a la presidencia. Sobra decir que ambos ganarán por goleada.

El anuncio, hecho “por sorpresa” en el congreso del partido, ilustra (en clave de esperpento) la razón de ser y el objetivo esencial de todo el sistema político edificado durante los últimos quince años en Rusia, a saber: el mantenimiento en el poder de la actual élite dirigente. A este propósito obedece la estructura de los “tres” poderes, del sistema de medios de comunicación, así como las políticas de represión y censura, etc.

Putin es la imagen visible de un clan que gravita en torno de ciertos sectores del FSB y otras organizaciones herederas del KGB. Muchos de los grandes empresarios forjados en los últimos años provienen también de “la organización” y todos rinden cuentas, de una u otra forma, a la misma.

No parece estar entre los planes de esa élite dirigente de Rusia la democratización del país. Y el contexto internacional es propicio para el “modelo ruso”. No hay necesidad de rendir cuentas, al menos no demasiada. A las elecciones seguirán las voces indignadas de quienes consideren que no han sido todo lo limpias que deberían. La OSCE emitirá un comunicado, probablemente severo, de reprobación. La oposición extraparlamentaria se tirará de los pelos y hará lo que pueda para ser escuchada. Y durante algún tiempo lo será, aunque ese tiempo pasará pronto. Este boletín dedicará (también) su editorial al resultado electoral, que engrosará las bases de datos de resultados electorales. Volveremos a preguntarnos el porqué del apoyo popular al régimen, y sobre la naturaleza del mismo.

Y Putin volverá a ser presidente de Rusia.

Anuncios