Telegrama de la Embajada de Estados Unidos difundido por Wikileaks (2º Parte)

15. (C) Entre uno y dos años después de que las fuerzas rusas fueran soltadas por segunda vez en Chechenia, Putin pareció haberse dado cuenta de que no iban a conseguir una victoria clara. Ese fracaso haría parecer a Putin débil en casa, las violaciones de derechos humanos los enemistarían con occidente, y la sangría que eso supondría para la tesorería rusa terminaría castigándoles (esto fue antes de la espectacular subida de los precios de la energía). Putin no pudo negociar la paz con Maskhadov: él ya había rechazado ese camino y no podía retroceder sin parecer débil. Los acuerdos de Khasavyurt que terminaron con la primera guerra fueron el resultado de la derrota; una nueva serie de acuerdos sería vista como una nueva derrota. En cualquier caso, la historia de la guerra (y el destino del general Romanov) dejó claro que las negociaciones sin la subordinación de los militares eran físicamente imposibles.

16. (C) Putin se encontró sin una estrategia ganadora y tuvo que desarrollar una. Ha adoptado un enfoque a dos bandas. Una de las vertienes consistía en subordinar a las fuerzas armadas. El nombramiento de Serguey Ivanov como ministro de Defensa parece tener la intención de dar a los militares el control de los servicios de seguridad. Una serie de traslados y despidos es la evidencia de la lucha para subordinar a los militares en Chechenia. Troshev, el comandante del Distrito Militar del Sur que dirigió la invasión de 1999, se negó a ser trasladado a Siberia en noviembre de 2002, y apareció en televisión para dar a conocer su motín. Finalmente, se retiró en febrero de 2003. Kvashnin, jefe de la Defensa Personal que había ocupado el comando del Distrito Sur durante la primera guerra de Chechenia, tubo una relación combatiba con Ivanov durante tres años hasta que también fue sustituido en 2004 (y también enviado a Siberia como Representante Presidencial en Novosibirsk). En la primavera de 2005, el despido del general Viktor Kazantsev, representante plenipotenciario de Putin en el Distrito Federal Sur, habría sido el último eslabón de la cadena. La corrupción militar no ha terminado, y alimentándose del comedero de Chechenia, ha sido “institucionalizada” y más regulada por los canales controlados por el Kremlin.

La chechenización, Ahmad-Haji Kadyrov, y los salafistas
——————————————— ——–
17. (C) El segundo aspecto de la estrategia de Putin fue pasar la lucha a los chechenos. “Chechenización” difiere de vietnamización o iraquización. En esas estrategias, una fuerza leal se fortalece hasta el punto en que puede llevar a cabo su propia lucha. Chechenización, en contraste, ha significado la entrega de Chechenia a las guerrillas a cambio de su profesar lealtad, la conservación formal de Chechenia dentro de la Federación Rusa, y  la incómoda MOSCÚ 00005645 004 de 010 cooperación con las autoridades Federales que, en la práctica, es renegociada constantemente.

18. (C) La chechenización se asocia con Ahmad-Haji Kadyrov, el comandante insurgente y jefe muftí de la Chechenia separatista. Después de que desertó por los rusos, Putin lo puso a cargo de la recién instalada administración checheno-rusa. Según se informa, la chechenización fue acordada personalmente por Kadyrov y Putin. Pero las semillas de la política fueron sembradas por una división en las filas insurgentes que data de la primera guerra. Esa división tomó la forma de una disputa religiosa, aunque enmascaraba una lucha de poder entre señores de la guerra. La división es el resultado directo de la introducción de un nuevo elemento: las fuerzas árabes que defienden una ideología religiosa yihadista pan-islámica.

19. (C) El Islam tradicional de Daguestán, Chechenia e Ingushetia se basa en el sufismo o misticismo islámico. Aunque nominalmente las órdenes sufíes fueron las mismas que predominan en Asia central y Kurdistán – Naqshbandi y Qadiri – el sufismo en el noreste del Cáucaso tomó una forma única en la lucha de los siglos XVIII y  XIX contra la invasión rusa. Por lo general, se llama “muridismo” y sus discípulos fueron acólitos armados de un comandante hierático, el Murshid. Sheij Shamil, el Murshid de Naqshbandi que lideró la resistencia de los montañeses contra los rusos hasta su captura en 1859, era a la vez una guía espiritual y un comandante militar. También hizo uso de los poderes del gobierno. La mayor rama sufí (“vird”) en Chechenia es la Kunta-Haji “vird” de la Qadiri, fundada y dirigida por el carismático misionero checheno Kunta-Haji Kishiyev hasta su exilio obligado por los rusos en 1864. A pesar de que el histórico Kunta-Haji murió dos años más tarde, sus seguidores creen que sigue vivo y oculto, como el duodécimo imán chií.

20. (C) Cuando los combatientes árabes se unieron al conflicto de Chechenia en 1995, trajeron con ellos una doctrina “salafista” que intenta emular el Islam fundamental y “puro” del Profeta Mahoma y sus sucesores inmediatos, sobre todo Umar, el segundo califa. Mantiene que el misticismo es una de las “impurezas” que se deslizó en el Islam después de los cuatro primeros califas, y considera que los sufíes son herejes e idólatras. La idea de que los adeptos de Kunta-Haji podían creer que su fundador sigue vivo – y que adoran la tumba de su madre – es una abominación para los salafistas, que creen que las tumbas marcadas son una forma de culto a los antepasados paganos (la tumba de Mahoma en Arabia no está marcada).

21. (C) Las formas wahabíes del Islam comenzaron a aparecer en Chechenia en 1991, ya que los chechenos fueron capaces de viajar y algunos fueron a Arabia Saudí para realizar estudios religiosos. Pero la afluencia real de salafistas (generalmente agrupados con wahabíes en Rusia) se produjo durante la primera guerra chechena. En febrero de 1995, Fathi Ali al-Shishani, un jordano de origen checheno, llegó a Chechenia. Un veterano de la guerra en Afganistán, que estaba demasiado viejo para ser un combatiente, pero que ahora era un misionero del salafismo. Reclutó a otro veterano de Afganistán, el saudí al-Jattab, para llegar a Chechenia y dirigir un grupo de combatientes árabes.

22. (C) Los combatientes de Al-Khattab nunca fueron un factor militar importante durante la guerra, pero fueron la clave para el dinero del Golfo, que financió las luchas de poder en los años de entreguerras. Al-Khattab forjó estrechos vínculos con Shamil Basayev, el comandante checheno más famoso. El mismo Basayev era de una familia Qadiri, pero estaba demasiado sovietizado para ver el Islam como algo más que parte de la identidad de los chechenos y del Cáucaso. En sus primeras entrevistas, Basayev se mostró motivado por el nacionalismo checheno, no la religión, a pesar de que los apoyó de boquilla – por ejemplo, proclamar la ley islámica en Vedeno a principios de 1995 – para atraer a los donantes del Golfo. El interés inicial de Basayev en al-Khattab, al igual que con otros yihadistas incluso antes de la primera guerra, era puramente financiero.

23. (C) Después de la primera guerra, al-Khattab establece un campamento en Serzhen-Yurt (“Baza Kavkaz”) para el adoctrinamiento militar y religioso. Proporcionó una de las pocas oportunidades de empleo para los combatientes desmovilizados de Chechenia entre las dos guerras. Los jóvenes chechenos habían sido contratados tradicionalmente para trabajos temporales en la construcción por toda la Unión Soviética, pero después de la primera guerra este mercado ya no estaba abierto a ellos. El cierre de las fronteras internacionales también impidió el contrabando – otra fuente de empleo e ingresos antes de la guerra. Los combatientes no tenían dinero, ni trabajo, ni educación, ni habilidades para ahorrar con sus armas, ni perspectivas. La oferta de Al-Khattab de alimentos, vivienda y trabajo era seductora. Como resultado, entre las dos guerras el salafismo se extendió rápidamente en Chechenia. (Al-Khattab también invitó a los misioneros y dinamizadores que montaron tiendas en Chechenia, Daguestán y Pankisi Gorge de Georgia, cuyos residentes Kist son parientes cercanos de los chechenos.)

Las líneas de la batalla en tiempos de paz
MOSCÚ 00005645 005 de 010
————————-
24. (C)La sociedad chechena se distingue por su propensión a unirse en la guerra y fragmentarse en tiempos de paz. Se basa en dicotomías opuestas: los Vayanakh se dividen en chechenos e ingushes; los chechenos se dividen entre los de las tierras altas (“Lameroi”) y los de las tierras bajas (“Nokhchi”), y estos se dividen en confederaciones tribales y tribus exógamas (“teyp “) y sus subdivisiones. Cada unidad se unirá a su contrario para combatir una amenaza desde el exterior. Dos teyps de las tierras bajas, por ejemplo, reducirán rencillas y se unirán contra un intruso teyp del altiplano. Sin embargo, dejándolos consigo mismos, se pelearán y se dividirán. Después de los acuerdos de Jasaviurt, cuando Rusia dejó solos a los chechenos, la alianza durante la guerra entre Maskhadov y Basayev se rompió y se convirtieron en enemigos. Otros señores de la guerra se alinearon en uno u otro lado – los hermanos Yamadayev de Gudermes, por ejemplo, lideraron una batalla campal contra Basayev en 1999. Pero la subida de Basayev y Al-Khattab socavó la autoridad de Maskhadov y le impidió el ejercicio de cualquier poder real.

25. (C) Esta lucha por el poder adquirió una expresión religiosa. Dado que Basayev estaba asociado con Al-Khattab y el salafismo, Maskhadov se posicionó como el campeón del sufismo tradicional. Se rodeó de jeques sufíes y nombró a Ahmad-Haji Kadyrov, un partidario fuerte del sufismo Kunta-Haji, como muftí de Chechenia. Kadyrov había pasado seis años en Uzbekistán, al parecer en seminarios religiosos en Tashkent y Bujara, y parece que desarrolló vínculos con otros enemigos de Basayev, incluidos los Yamadayevs.

26. (C) La división religiosa dictó determinadas políticas a cada lado. La tradición sufí de Maskhadov y Kadyrov había estado asociada durante más de dos siglos con la resistencia nacionalista. Basayev, con su nuevo compromiso con el salafismo al-Khattab, adoptó el acento salafista en una comunidad pan-islámica (“umma”) luchando contra la jihad en todo el mundo, sin tener noción de las fronteras étnicas o nacionales. Al-Khattab y Basayev invadieron Daguestán en agosto de 1999, en búsqueda de una revuelta en todo el Cáucaso contra los rusos. Trajeron una invasión rusa que expulsó a Maskhadov de Grozny.

Comienza la chechenización
———————
27. (C) La segunda invasión rusa no unió a los chechenos, como la presión anterior había hecho. Tal vez la influencia de al-Khattab y su salafistas, así como la devastación de la primera guerra, había desgarrado la estructura de la sociedad chechena demasiado como para restablecer la unidad tradicional ante una amenaza exterior. (Hay que recordar también que la unidad es relativa. Sólo un pequeño porcentaje de los chechenos en realidad lucharon en la primera guerra, y muchos apoyaron a los rusos a pesar de la indignación con Dudayev. Kadyrov y Yamadayevs por separado rompieron con Maskhadov. Kadyrov comenzó a reclutar a combatientes de la insurgencia nacionalista no salafista que estaban muy desmoralizados y desorientados por la desastrosa retirada de Grozny a finales de 1999. Kadyrov comenzó a predicar lo que Kunta-Haji había predicado después de la victoria de Rusia sobre el Imam Shamil en 1859: para sobrevivir, los chechenos tienen que aceptar las reglas rusas tácticamente. Su mensaje tocó la fibra sensible, y los combatientes comenzaron a alinearse a su lado.

28. (C) Putin tropezó con Kadyrov, y su alianza parece que surgió de la necesidad y fueron capaces de forjar un acuerdo en los siguientes términos: Kadyrov declaró su lealtad a Rusia y fidelidad a Putin, él se haría cargo del puesto de Maskhadov a la cabeza del gobierno checheno, bendecido por Rusia; trataría de ganarse a los combatientes de Masjadov, a los que prometería la inmunidad; gobernaría Chechenia con plena autonomía, sin injerencia de las autoridades rusas por debajo del nivel de Putin; y trataría de exterminar a Basayev y Al-Khattab.

29. (C) Si el objetivo de la chechenización era ganar a los combatientes que llevaban a cabo la lucha contra Basayev y los sucesores árabes de Khattab (que fue envenenado en abril de 2002), tiene que considerarse un éxito. Desde hace varios años, la verdadera lucha ha sido llevada a cabo por las fuerzas chechenas que luchan en la guerra que quieren luchar – no en la que los militares rusos quieren – y que les hace feliz matar a los rusos cuando se ponen en su camino. El ejército ruso está “tratando de sobrevivir”, como lo expresó un funcionario. No todas las unidades chechenas pro-Moscú están compuestas por ex guerrilleros. Said-Magomed Kakiyev, comandante del batallón “Oeste” controlado por las GRU, ha estado luchando contra Dudayev y sus sucesores desde 1993. Pero en el centro de los esfuerzos pro-Moscú están los combatientes que desertaron de la insurgencia anti-Moscú.

Los militares alargan su bienvenida
MOSCÚ 00005645 006 de 010
———————————-
30. (C) El desarrollo de las fuerzas de combate de Kadyrov, junto con la de los hermanos Yamadayev, dejó el escenario despejado para una reducción de las tropas rusas, con seguridad a principios de 2004 (sin contar la presencia de una guarnición permanente). Pero los soldados, aún no plenamente bajo control del FSB, no querían marcharse. Sobre todo ahora que los chechenos iban tomado parte de la cartera de seguridad, los oficiales rusos eran libres para concentrarse en sus actividades económicas, y en el contrabando de petróleo en particular.

31. (C) Kadyrov no podía ser totalmente autónomo, hasta que él – no los rusos – controlase el petróleo de Chechenia. Por lo tanto, exigió la creación de una compañía petrolera de Chechenia bajo su jurisdicción. Esto habría limitado severamente la capacidad de las fuerzas federales desviar y hacer contrabando con el petróleo. El 9 de mayo de 2004, Kadyrov fue asesinado por una enorme bomba colocada debajo de su asiento durante la celebración anual del Día de la Victoria. El asesinato fue atribuido oficialmente a los rebeldes chechenos, pero muchos creen que fue la manera del Ejército Ruso de rechazar la demanda de Kadyrov. En estas circunstancias, no se puede excluir que ambas versiones sean ciertas.

En el Reino de Ramzan
———————-
32. (C) La muerte de Kadyrov dejó el poder en manos de su hijo Ramzan, que fue hecho oficialmente viceprimer ministro. El Presidente, Alu Alkhanov, era una figura decorativa puesta en ese lugar debido a que Ramzan era aún menor de edad. Al primer ministro, Sergey Abramov, se le encomendó la tarea de la interconexión entre Kadyrov y Moscú por debajo del nivel de Putin.

33. (C) Ramzan Kadyrov no tiene el prestigio religioso o personal que tenía su padre. Él es un simple y llano señor de la guerra  – uno de tantos, como la familia de señores de la guerra de los Yamadayev. Tiene la suerte, sin embargo, de que su padre le dejó una fuerza suficiente de ex rebeldes. A pesar de que pueden haber sido atraídos a la insurgencia por varias razones, es el dinero lo que los mantiene. Kadyrov siente poca necesidad de prestigio ideológico o religioso, a pesar de que hace una declaración esporádica diseñada para atraer a los musulmanes, y intencionadamente apoya la peregrinación a la tumba de la madre de Kunta-Haji en Gunoy, cerca de Vedeno (aunque esto es en parte para demostrar que es más fuerte que Basayev, cuya casa y base de poder está en la región de Vedeno). Kadyrov sólo debe satisfacer a sus tropas, que en ocasiones han demostrado que, si son ofendidas o no se les da lo suficiente, están dispuestas a abandonar y volver a las montañas para luchar contra él. También debe protegerse de la posibilidad de que algunos de los combatientes que se acercaron a las fuerzas federales, lo hicieran bajo las órdenes de comandantes de la guerrilla para los que todavía están trabajando.

34. (C) Kadyrov también tiene la suerte de que FSB, con el que tiene estrechos vínculos, a la fecha de hoy debilitado a los militares como “vertiente primera” de la estrategia de Putin. Kadyrov se ha apoderado lenta, pero firmemente de la mayoríade los grifos de dinero que habían alimentado al ejército en alguna ocasión, y como su padre, ha empezado a hacer campaña por el control manifiesto sobre el petróleo de Chechenia (mientras que se ha asegurado, prudentemente, de que otros tomen las riendas sobre esto en público). Kadyrov es la menos tan corrupto como los militares, pero el dinero que expropia para él mismo de las subvenciones de Moscú es aceptado como su compensación por mantener las cosas en calma. Y además, Kadyrov y otros señores de la guerra son capaces de mantener cierto grado de seguridad en Chechenia. La llamativa “reconstrucción” y urbanización que han levantado en Grozny y sus ciudades natales, demuestra que las guerrillas no pueden, o al menos no detienen la actividad de la construcción y la economía. Es más, hay suficiente seguridad para acabar con las preocupaciones de Putin sobre una victoria secesionista. Esto ha permitido a Putin demostrar una nueva buena disposición para ser cada vez más abierto en su apoyo al separatismo en otros conflictos (por ejemplo, Abjazia, Transnistria) cuando eso potencia los intereses rusos.

35. (C) A pesar de sus éxitos hasta la fecha, sin embargo, la estrategia de Putin está lejos de concluir. Todavía tiene que mantener fuerzas en la región como un recordatorio constante a Kadyrov para que no dé marcha atrás en su lealtad al Kremlin. Lo ideal sería que esa fuerza fuera pequeña, pero capaz de intervenir eficazmente en los asuntos internos de Chechenia.  En la actualidad, eso no es realista. Las fuerzas actuales, según se informa más de 25.000, se mantienen a la defensiva y son corruptas. Cuando se arriesgan a patrullar, son atacados como rutina. Un intento de corregir esto es posicionar a las fuerzas rusas cerca, pero por encima “del horizonte” en Daguestán, donde una gran base militar se está construyendo en Botlikh. Sin embargo, esto solo se puede añadir a la inestabilidad en Daguestán. Un diputado de la Duma de la región nos dijo que los locales se oponen con vehemencia a la nueva base militar, a pesar de las oportunidades económicas que representa, alegando que los soldados “corromperán la moral de sus hijos.
MOSCÚ 00005645 007 de 010

36. (C) Otro enfoque es la chechenización de las mismas fuerzas federales. Recientemente, batallones de fuerzas especiales de etnia chechena “Norte” y “Sur” -procedentes de las milicias de Kadyrov – fueron creados para complementar a los batallones de “Este ” y “Oeste” de Sulim Yamadayev y Said-Magomed Kakiyev. Esas formaciones son oficialmente parte del ejército ruso. La estrategia del Kremlin parece ser contener a Kadyrov mediante la promoción de señores de la guerra que él no puede controlar, y evitar que el FSB se vuelva demasiado clientelista al permitir que el Ministerio de Defensa mantenga una esfera de influencia. En Chechenia, esto es una fórmula para una lucha abierta. Vimos un pequeño ejemplo de eso el 25 de abril, cuando los guardaespaldas de Kadyrov y el presidente checheno Alkhanov se vieron envueltos en un tiroteo. Según una información privilegiada, el choque se originó en el deseo de Kadyrov de deshacerse de Alkhanov, que ahora tiene lazos cercanos con Yamadayev.

Anuncios