Oksana Chélysheva, periodista ::: La ciudad polaca de Putulska acogió el Congreso Mundial Checheno. Entre sus principales objetivos, uno altamente complicado: hacer que Rusia y Chechenia avancen hacia una resolución definitiva del conflicto.

El Congreso Mundial Checheno, celebrado en la localidad polaca de Putulska los días 16-18 de septiembre, resultó ser uno de los acontecimientos más controvertidos de entre todos los que incluyen a Chechenia en su programa.

El Congreso, o para ser más exactos, la actitud mostrada hacia el mismo por parte de los numerosos oponentes de Ajmed Zakáyev, tanto de la parte rusa como de la chechena, manifestó una terrible división y atomización de la comunidad chechena. En el caso de Zakáyev han coincidido intereses de todas las partes beligerantes en la confrontación ruso-chechena o checheno-rusa. Por muy absurdo que pueda parecer, Zakáyev fomentó su unión.

El Kremlin y el favorito de Putin, Ramzán Kadírov, que parece que tenga su propio programa, el cual le consienten sus mentores durante un tiempo a cambio de su lealtad a los objetivos estratégicos del Kremlin, y la oposición radical armada tanto a Moscú como al mismo Kadírov, han demostrado una unanimidad absoluta ante los llamamientos hechos por Zakáyev dirigidos a fomentar otro intento para encontrar una solución política al conflicto.

En este punto, es difícil decir cuáles son las ideas comunes de los miembros de los grupos militantes que ahora están combatiendo. Sólo el sitio web KavkazCenter se erige como su voz. De esta manera, sería más preciso decir que Kadírov, Moscú y KavkazCenter coinciden en su actitud hacia Zakáyev.

El Congreso fue acompañado de mucho ruido a lo largo de todo el proceso preparatorio, durante la celebración del mismo y también en el periodo posterior. En este punto, la repentina postura diplomática de Rusia ejercida justo un día antes del Congreso, el 15 de septiembre, fue lo que se ha acabado demostrando como lo más beneficioso para las relaciones públicas del Congreso.

Alexander Alexéev, embajador de la Federación Rusa en Polonia, manifestó que “era una obstinación muy peligrosa” celebrar el evento con la oposición tanto de Moscú como de Ramzán Kadírov. Advirtió que Rusia contemplaría el evento como un gesto totalmente hostil, ya que la Fiscalía Rusa poseía pruebas irrefutables de la responsabilidad de Zakáyev en actividades terroristas.

Los delegados del Congreso empezaron a llegar al castillo de Putulska, del siglo XIV, el 16 de septiembre. Muchos de ellos, y también muchos de los periodistas que fueron para informar sobre el evento, se encontraron con patrullas reforzadas de policía. Varias personas fueron detenidas hasta cuatro horas y fueron retenidas a pocos metros del castillo. Todos ellos tuvieron que convencer a la policía de que Zakáyev no se encontraba entre ellos.

Mientras tanto, Zakáyev estaba en Polonia, habiendo llegado unos pocos días antes del Congreso. El 16 de septiembre se entregó él mismo a la Fiscalía polaca, lo que se tradujo en un triunfo de Zakáyev cuando fue liberado, bien entrada esa misma noche, después de emitirse la resolución judicial.

Fue sólo mientras Zakáyev estuvo en el tribunal cuando la Fiscalía presentó su petición para que Zakáyev fuera detenido durante cuarenta días. Hicieron referencia a los motivos declarados por la parte rusa. En este punto se vio que la petición de extradición no difería en nada de la presentada el año 2002, en el momento de la celebración del primer Congreso en Dinamarca. El juez encontró insuficientes los motivos para la detención. Por lo que atañe a la solicitud de extradición, el juez declaró que sólo el Reino Unido tenía jurisdicción sobre este asunto. Además, Zakáyev posee pasaporte internacional. También entró en Polonia con un visado válido, lo cual demuestra que el Ministerio polaco de Asuntos Exteriores estaba absolutamente informado de los planes de viaje de Zakáyev.

Cuando se le preguntó sobre las razones que podía haber detrás de su detención y del intento de su extradición a Rusia, Zakáyev declaró que “El Kremlin estaba divirtiéndose con todas nuestras luchas internas y tenía la esperanza de que afectaran a la celebración del Congreso. Cuando vieron que no se cumplía lo que esperaban presionaron a Polonia, la cual ahora está ‘recomponiendo’ sus relaciones con Rusia. Sea como sea, no ofrecieron ninguna prueba de mi supuesta implicación en actividades terroristas, sólo el mismo pliego de quejas de que soy un archienemigo de Rusia”.

También se preguntó a Zakáyev sobre esta repentina contribución que la Federación Rusa había hecho para las relaciones públicas y para dar a conocer el Congreso. Simplemente sonrió con gesto grave: “Me gustaría que todos los que ahora gritan e ironizan sobre la curiosa ayuda de Moscú para nuestro Congreso, al presionar a Polonia para que acosara a los participantes y me detuvieran, se sumaran a nuestra ‘diversión’ y experimentasen algo parecido, verían que no hace ninguna gracia… Realmente me gustaría evitar este tipo de relaciones públicas en el futuro”.

¿Por qué era tan alarmante el Congreso?

Al parecer, debido a los puntos de su programa.

El principal objetivo del Congreso, de acuerdo con su presidente, el profesor Deni Teps, es “hacer que Rusia y Chechenia, y también la comunidad internacional, avancen hacia una resolución genuina del conflicto y, además, hacia la finalización de la confrontación ruso-chechena. Proponemos que se desocupe Chechenia y que se constituya un Tribunal Internacional para los crímenes cometidos en el curso del conflicto, así como que se establezcan unas elecciones transparentes y justas, garantizadas y participativas que permitan que el pueblo de Chechenia manifieste a quien considera dirigentes legítimos y a quién considera provisionales”.

Respondiendo a la pregunta directa de Radio Liberty de si el Congreso tiene alguna intención de establecer o reforzar sus relaciones con Ramzán Kadírov, Deni Teps respondió: “No es cosa nuestra determinar quién está legitimado y quién no. Eso lo debe decidir el pueblo. Se le debe devolver el derecho a decidir libremente. Ésta es la razón por la cual estamos efectuando llamamientos a los dos bandos del conflicto, el ruso y el checheno. Kadírov y los organismos de poder que se han establecido como consecuencia de esa guerra, tan sólo son dirigentes de un gobierno provisional que no es capaz de tomar decisiones políticas”.

Esto sólo es el resumen del programa oficial del Congreso.

Es imposible esperar que el Congreso restablezca la unidad entre todas las facciones de la sociedad chechena. Tampoco se puede esperar que reciba ninguna respuesta positiva del lado ruso.

En este punto, fue importante considerar el Congreso como un intento desesperado de devolver Chechenia a la memoria del mundo. De otro modo, estará condenada a desaparecer para siempre de los puntos del orden del día de casi todos los foros internacionales.

***

Poco después de que saliera del Congreso sonó mi teléfono. Otra historia… Una participante había cogido un folleto sobre la historia de la guerra de Chechenia. A pesar de que estaba en inglés, lo cogió. Al día siguiente se lo llevó a una amiga suya en Varsovia, Madina, la cual también estaba esperando su estatus de refugiada.
El marido de Madina había desaparecido seis años atrás. Hace cuatro años ella había conseguido huir de Chechenia junto con sus hijos. También ellos están en una lista de espera. Este folleto ayudó a que la familia encontrara a su padre. En el folleto hay una fotografía de tres hombres de pie dentro de una fosa. Tiene las manos atadas. Están a punto de ser ejecutados siendo sepultado vivos. Uno de ellos fue reconocido como el marido de Madina.

En el folklore checheno hay tres símbolos zoomórficos: el lobo (el símbolo terrenal del valor), el lobo volador (el símbolo sagrado de la entrega al valor caballeresco de la dignidad) y la golondrina (un mensajero de esperanza). Fue en este Congreso Mundial Checheno cuando me encontré con el lobo volador en el estandarte y la golondrina en el himno. Interpretémoslo como una representación de una de las muchas facciones de la sociedad chechena. Eso muestra que estas facciones han llegado a entender la importancia de este mensaje. Lo cual es una buena diferencia respecto a sus oponentes del bando oficial de la Federación Rusa.

Anuncios