Marta Ter Ferrer, Lliga dels Drets dels Pobles ::: Los conflictos internos en el Emirato del Cáucaso hacen cada vez más evidente la existencia de dos ramas en la insurgencia chechena: la “antigua” nacionalista y la actual islamista radical.

En el Cáucaso Norte, la insurgencia actual poco tiene que ver con los separatistas laicos chechenos que hasta el 2007 combatían por Ichkeria, la Chechenia independiente. Estos abandonaron su lucha para dejar paso a una insurgencia islamista radical pancaucásica que opera en diversas repúblicas del Cáucaso Norte para establecer el Emirato del Cáucaso, un Estado independiente basado en la sharía. Sin embargo, este verano, unos movimientos extraños en la cúpula del Emirato parecen indicar que en el seno de la resistencia chechena los antiguos ideales nacionalistas no están completamente erradicados.

 

La creación del Emirato del Cáucaso
La insurgencia en el Cáucaso Norte tal y como la conocemos hoy se originó en 2007, con la proclamación del Emirato del Cáucaso. Doku Umárov, en aquel momento presidente de la Chechenia independiente, Ichkeria, abandonó la lucha por la soberanía chechena para liderar el Emirato del Cáucaso, un Estado inexistente basado en la sharía que ocuparía varias repúblicas del Cáucaso Norte.
En el texto de proclamación del Emirato del Cáucaso (1), Umárov señalaba que el establecimiento del nuevo Estado no se haría de forma pacífica. Concretamente, el Frente Caucásico, la rama armada del Emirato, sería el encargado de llevar a cabo la yihad contra las autoridades rusas.
Esta decisión causó una profunda escisión dentro de la resistencia: el ala nacionalista laica chechena, prácticamente huérfana desde el asesinato del presidente checheno democráticamente elegido, Aslán Masjádov, en 2005, fue sustituida por quienes perseguían objetivos yihadistas pancaucásicos.

Conflictos internos en el Emirato del Cáucaso
La mayor parte de los analistas coinciden al afirmar que hoy día la lucha nacionalista ya no tiene ningún peso dentro del Emirato del Cáucaso, pero unos hechos ocurridos este verano sugieren que quizá la realidad sea un poco diferente. Como mínimo, las declaraciones de los líderes del Emirato hechas públicas este mes de agosto indican serias discordias entre varios de sus miembros, que han provocado cambios de poder y de estructura dentro de la organización.

El 24 de julio Doku Umárov hizo una aparición en vídeo en la que anunciaba su dimisión como emir, debido a algunos problemas de salud y para dar paso a nuevas generaciones “con más energía”. Asímismo, nombraba a Aslambek Vadalov su sucesor, un checheno de corte nacionalista (2). Unos días después, Umárov se desdecía de su primera intervención y denunciaba que su anterior discurso había sido una manipulación (3). Al mismo tiempo, apartaba a Movladi Udugov del cargo de director del Servicio de Información y Análisis del Emirato del Cáucaso, en concreto de la dirección de Kavkaz Center, la página web donde había aparecido su primer vídeo.
Según el diario ruso Kommersant, la primera aparición de Umárov no era ninguna falsificación, sino un vídeo “interno” del Emirato, destinado a ser visualizado solamente por los dirigentes de las diversas jamaats. Por alguna razón, Movladi Udugov decidió publicarlo en la página web y, por este motivo, fue destituido (4).
Los expertos consideran que las declaraciones contradictorias de Umárov evidencian una profunda discordia entre los rebeldes. Aleksei Malashenko, del centro Carnegie, considera que Umárov dimitió presionado por una parte de los combatientes, seguramente los chechenos, que quieren luchar por los viejos ideales de independencia y no por la yihad; sin embargo, los líderes de la jamaat de Kabardino-Balkaria, la más radicalizada de la insurgencia, no se lo ha permitido (5). Mairbek Vachagaev, historiador y analista checheno, opina básicamente lo mismo: que el ala islamista más radicalizada de la insurgencia (cita algunos chechenos como Movladi Udugov y Supyan Abdullaev) es la que no ha permitido a Aslambek Vadalov tomar el relevo de Umárov y conseguir que la insurgencia gire hacia eslóganes más nacionalistas y menos yihadistas. Según Vachagaev, “estamos hablando de los vestigios de poder de aquellos comandantes rebeldes que aún se mantienen leales a las ideas del último presidente de Ichkeria, Aslán Masjádov” (6).
Paul Goble, experto en cuestiones religiosas y étnicas del Cáucaso, considera que otro indicio de que el islamismo no ha sustituido del todo al nacionalismo como fuerza motora de la insurgencia chechena, es la declaración del pasado 12 de agosto por parte de un grupo de rebeldes chechenos. Éstos, encabezados por Aslambek Vadalov, rehusaron subordinarse a Doku Umárov como líder del Emirato del Cáucaso después de sus contradictorias declaraciones (7). Goble señala que sería un error intentar ofrecer una conclusión rotunda sobre las motivaciones de los rebeldes del Emirato, dado el carácter opaco del mismo, pero los últimos acontecimientos sugieren que “el etnonacionalismo desempeña un papel más importante del que los analistas le otorgan y el islamismo, un papel menor” (8).
También Ruslan Martagov, politólogo especializado en el Cáucaso Norte, que dirige la fundación “Anti-Terror”, afirma que “sin la rama chechena, el Emirato no resistirá… “. Y explica por qué se está produciendo el desacuerdo: “Los chechenos, incluso los combatientes, no están preparados para tomarse en serio la ideología wahabí” (9).
Así pues, parece que los antiguos ideales nacionalistas chechenos no están completamente erradicados de la resistencia, poniendo en evidencia de nuevo la naturaleza heterogénea de la misma. Y este hecho no complace ni a los islamistas radicales que conforman el Emirato del Cáucaso y a quienes lo apoyan, ni tampoco al Kremlin, a quien le conviene seguir proclamando que tras la insurgencia se encuentra Al Qaeda.
De todas formas, y por desgracia, los conflictos internos del Emirato no han supuesto una disminución de la violencia terrorista en el Cáucaso Norte, de modo que el número de atentados cometidos durante este mes de agosto ha sido similar al de meses anteriores (10).

— NOTAS —

(1) www.kavkazcenter.com/eng/content/2007/11/22/9107.shtml

(2) Thomson Reuters Foundation, AlertNet, New Chechen rebel leader is no terrorist, says ally, 3 de agosto de 2010.

(3) www.kavkaz.tv , 4 de agosto de 2010.

(4) Kommersant, Udugov Movladi Udugov oshibsia otstavskoi, 9 de agosto 2010.

(5) BBC Russian, Malashenko: Umarova poprosili vernutsia, 5 de agosto de 2010.

(6) The Jamestown Foundation, The Situation Inside the North Caucasus Rebel Leadership Remains Unclear, 13 de agosto de 2010.

(7) Chechen News, Shura Amirov Nojchiicho priniala reshenie ne podchinitsia Dokke Umarovy, 12 de agosto de 2010.

(8) Eurasia Review, Chechen Militants Refuse To Support Umarov As North Caucasus Emir, 16 de agosto de 2010.

(9) Kommersant, U chechenskij boevikov kraine boevoe nastroenie, 14 de agosto.

(10) http://voinenet.ru/voina/ezhenedelnye-hroniki/

Anuncios