Frederic Guerrero-Solé, Observatorio Eurasia :::
Los servicios especiales rusos han propuesto el uso de la televisión para emitir propaganda antiterrorista, dirigida sobre todo a jóvenes en zonas “sensibles”, como el Cáucaso.

Según informa Moskovski Komsomólets, los servicios especiales rusos han propuesto la utilización de la televisión para combatir a las organizaciones terroristas e inmunizar a la juventud ‘moralmente voluble’ contra la propaganda de los ideólogos del terror. La propuesta incluye la lucha contra la influencia de los terroristas por medio de la explicación a los ciudadanos rusos de la naturaleza ilegítima, destructora y de odio a la especie humana del terrorismo y la ausencia total de futuro de sus actividades. En especial, los servicios especiales proponen acciones para los grupos más susceptibles de ser influenciados por la ideología terrorista, entre los que se encuentran los jóvenes, los intelectuales y las capas sociales más marginadas.

El proyecto del programa redactado por los servicios especiales recoge la propuesta de realizar un ciclo de programas de televisión especializados sobre cuestiones de prevención del terrorismo y de combate de la ideología terrorista. Los autores proponen introducir en la conciencia de la sociedad la convicción de que la consecución de cualquier objetivo por medio de la violencia no tiene ningún tipo de futuro; en particular, proponen persuadir a los espectadores de que los terroristas no son héroes. y que el castigo por los actos cometidos es ineludible. A esto, hay que añadir que la televisión debe realizar no sólo la misión de desprestigio del terrorismo, sino, a su vez, mostrar una imagen positiva de los trabajadores de las fuerzas de seguridad del Estado y de los servicios especiales.

En el documento presentado no se habla de la forma en concreto que tendrán tales programas televisivos, si bien puede tratarse de anuncios publicitarios o de series de ficción. Los autores del texto han expresado su deseo de poder contar en los proyectos televisivos con personas arrepentidas de haber participado en actos terroristas, así como con representantes del mundo de la cultura y el arte. Uno de los aspectos más importantes del proyecto es la referencia a las zonas en las que, según los servicios secretos, es más apremiante la propaganda antiterrorista. En particular, se mencionan las comunidades religiosas de los distritos federales del Sur (en el que se encuentran repúblicas como Chechenia, Daguestán o Ingushetia) y del Volga (en el que se encuentran repúblicas como Mari-El, Tatarstán o Udmurtia), en las que es necesario emitir espacios televisivos especiales para tales comunidades.

Anuncios